TIROTEOS ESCOLARES Y DETECTORES DE METALES

Redacción / Staff Seguridad en América

Debido a las balaceras registradas en escuelas estadounidenses y mexicanas, las autoridades están implementando medidas como la colocación de detectores de metales


Los reportes de tiroteos en instituciones educativas no son ajenos a las noticias del día, países europeos, sudamericanos y asiáticos han reportado estos sensibles casos en varias ocasiones, aunque, desafortunadamente, Estados Unidos (EUA) es uno de los países con más reportes de violencia con armas, en especial en escuelas y universidades. Ejemplos como Sandy Hook, Virgina Tec y Columbine son algunas de las peores masacres estudiantiles en este país, acontecimientos que no sólo hacen reflexionar sobre el control de armas, también en temas sensibles como la educación, la salud mental y la seguridad.
    Pero no solo en el país norteamericano han ocurrido tiroteos escolares pues el pasado 18 de enero se reportó un tiroteo en la escuela secundaria Colegio Americano del Noroeste, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, México, en el que un adolescente disparó contra su maestra y compañeros. Dicho ataque tuvo como resultado cinco heridos, incluyendo el tirador, informaron varios periódicos.
    Por tanto, estados de la república mexicana como Tamaulipas, Veracruz y Nuevo León están buscando implementar controles de acceso como detectores de metales que coadyuven a resguardar a los estudiantes y docentes.

Medidas e implementación de control de acceso
Según Milenio Diario, el diputado local, Glafiro Salinas Mendiola, se encuentra gestionando para que las escuelas públicas puedan brindar mayor seguridad a los estudiantes con la implementación de arcos detectores de metales y policías escolares. Señaló que el plan piloto contempla la adquisición de mil arcos detectores y la implementación de una policía capacitada para llevar a cabo los operativos mochila y la vigilancia en las instituciones educativas.
    Cabe destacar que la instalación de los aparatos será para primarias y secundarias en las ciudades donde exista mayor índice de inseguridad. Asimismo, para reforzar esta protección se piensa capacitar a los elementos de Seguridad Estatal, que han estado olvidados por parte de anteriores gobiernos, y de esa forma cambiar el perfil de los agentes de Policía Fuerza Tamaulipas.
    Para la regidora María Esther Gámez Rodríguez, presidenta de la Comisión de Educación del Cabildo de Puebla, los detectores de metales funcionan como una opción para evitar que los estudiantes de cualquier nivel escolar lleven armas a las instituciones educativas: “Porque pasas y no te abren la bolsa, pero el detector está checando, pudiera ser una solución; por supuesto, estoy hablando de recursos, pero a lo mejor esa inversión nos resulta positiva para la seguridad de todos los estudiantes y de todos nosotros porque finalmente esa seguridad debe existir en todos lados”, comentó en entrevista para Intolerancia Diario.
    Ante eso, aseguró que también en los lugares en que las personas se reúnen masivamente tiene que haber seguridad “porque de repente sale un loco con un arma punzocortante”, por lo que los detectores de metales son viables pero condicionados: “Claro que debemos hacer algo, tenemos que hacer algo, yo estoy convencida que hay que hacerlo, pero se tiene que aplicar con consensos”. Por eso, reiteró que un proyecto como el Operativo Mochila es viable, pero aclaró que no será factible sin el consenso de todas las partes involucradas, porque la idea es revisar las mochilas de los estudiantes.
    Asimismo, expresó que todos los integrantes de la sociedad deben estar conscientes que la seguridad en la escuela es prioritaria “porque ahí están nuestros hijos”, sin embargo dijo que se tienen que hacer las cosas como marca la norma, pero al final de cuentas —reiteró— todo tiene que ver con la educación: “Porque si yo llego a una junta auxiliar a darles un programa, imponerlo y no les gusta, entonces voy a tener un problema, puesto que no estoy de acuerdo con ellos, pero si los padres de familia aceptan que el operativo mochila se lleve a cabo, entonces adelante”.

Falsas alarmas
Desde el incidente del tiroteo en el Colegio Americano del Noroeste el 18 de enero pasado, en Querétaro se han presentado tres casos de estudiantes de distintas instituciones educativas que amenazan con asesinar a sus compañeros a través de publicaciones en redes sociales pues dicho atentado ha provocado que los alumnos repliquen amenazas similares en una especie de “moda”, indicó el coordinador de la Unidad de Servicios para la Educación Básica en Querétaro (USEBEQ), Enrique de Echávarri Lary, al periódico Hoy Querétaro.
    Explicó que por ahora la Fiscalía trabaja en la investigación del último caso, en el que un estudiante de secundaria advirtió a través de Facebook que atacaría a sus compañeros, lo que generó pánico compartido en la comunidad; por ello se ha implementado un protocolo para atender esta problemática.
    “Ya manejamos un protocolo interno en las escuelas, con los directores, que al detectar algún indicio ya sea un anónimo, una publicación en Facebook o un acercamiento de algún alumno, tiene que hacerlo de conocimiento de la USEBEQ y ésta a la Policía Cibernética”, indicó.
    Dijo que en los tres casos han tenido la atención de la Policía Cibernética en menos de 30 minutos y que en todos ellos sí existía la persona en la escuela; en los dos primeros casos las medidas que se tomaron fue suspender temporalmente a los menores y trabajar en el aspecto psicológico. Agregó que han aumentado las pláticas en las escuelas, a las que invitaron a la Policía Cibernética para que los acompañe y vea lo delicado que es manejar esa información.
    “En este caso se tiene que determinar cuál es la posición jurídica del menor y cuál es su posición en la escuela, también participarían los psicólogos; también tenemos la cooperación de la Fiscalía para hacer este tipo de pláticas al interior de las escuelas, sin importar que tuviésemos o no un reporte”, detalló.
    El coordinador de la USEBEQ hizo un llamado a los jóvenes para que tengan conciencia de que esta conducta no lleva a nada y solo crea pánico; pidió que hagan uso responsable de las redes sociales, señaló el diario.

Otros casos

El periódico Excélsior recopiló los siguientes ejemplos de los tiroteos más importantes en la historia:

24 de marzo de 1998
Andrew Golden de 11 años y Mitchell Johnson de 13, en Arkansas, Estados Unidos (EUA), activan alarma de incendios de una escuela para que alumnos salgan al patio. Disparan con escopetas hacia los alumnos, cuatro niñas y una maestra mueren en el lugar, más 10 heridos. Ambos fueron sentenciados a prisión hasta la mayoría de edad.

20 de abril de 1999
Conocida como la Masacre de la Escuela Secundaria Columbine. Eric Harrys y Dylan Klebold utilizaron bombas caseras y dispararon contra los alumnos, resultaron heridos 21 estudiantes y un profesor, con un saldo de 12 alumnos muertos y un profesor. Ambos se suicidaron.

21 de marzo de 2005
Jeffrey Weise mató a su abuelo y pareja en Minnesota, EUA, después se dirigió a la Escuela Red Lake, donde mató a siete personas (cinco estudiantes, un profesor y un guardia de seguridad). Después de intercambiar disparos con la Policía, se suicidó.

16 de abril de 2007
Masacre de Virginia Tech. Seung-Hui, estudiante surcoreano disparó contra universitarios en el campus. Un saldo de 32 personas muertas (27 estudiantes y cinco profesores) y 29 heridos. Se suicidó en uno de los salones de Norris Hall. Es considerada la peor masacre en una universidad en la historia de EUA.

14 de febrero de 2008
Masacre de la Universidad del Norte de Illionis. Steven Philip Kazmierczak, ex estudiante, abrió fuego en el campus con una escopeta y tres pistolas, mató a cinco estudiantes, un profesor y dejó 21 heridos. Después cometió suicidio.

27 de febrero de 2012
Masacre de la Escuela Secundaria Chardon. Thomas Lane de 17 años, disparó en la cafetería de la secundaria en Ohio, EUA, donde hirió a cinco adolescentes y dejó un saldo de tres muertos.

14 de diciembre de 2012
Masacre en la primaria Sandy Hook. Adam Peter Lanza de 20 años asesinó a su madre y después se dirigió a la primaria en Newtown, Connecticut, EUA. Disparó contra niños de entre seis y siete años y profesores. Murieron 20 niños, cuatro maestras, la directora de la escuela y la psicóloga; dos más resultaron heridos. Cometió suicidio en el lugar.

16 de octubre de 2015
Masacre del Instituto Superior de Umpqua. Christopher Harper-Mercer disparó contra estudiantes; mató a ocho estudiantes, un profesor e hirió a nueve personas más. Después de enfrentarse con la Policía, se suicidó. Muchos estudiantes apuntaron que Harper les preguntaba sí creían en Dios, si respondían que “sí”, les disparaba; esta versión no fue confirmada.

1 de junio de 2016
Tiroteo en UCLA. Mainak Sarkar mató al profesor William Klug y se suicidó. Los alumnos publicaron fotografías y videos en las redes sociales sobre los seguros improvisados, lo que generó cuestionamientos sobre la seguridad en el campus.

28 de septiembre de 2016
Un adolescente de 14 años mató a su padre y después abrió fuego en la primaria de Townville, Carolina del Sur, EUA, donde dos estudiantes y una maestra murieron. Jacob Hall de tan solo seis años fue una de las víctimas, a quien después rindieron homenaje en un funeral donde la gente acudió con trajes de superhéroes para honrarlo.