LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN PERÚ

César Benavides Cavero

De cuando las posturas contradictorias entre figuras políticas del gobierno peruano pueden influir en la aceleración o desaceleración de una economía 

El cotarro político peruano se encuentra algo agitado por las marchas y contramarchas presidenciales, debido a esto los analistas políticos de nuestra organización institucional no podíamos ser ajenos a esta situación que nos compromete a todos los ciudadanos; ergo, los profesionales expertos del Índice de Precios de Consumo (IPC) tuvimos una reunión en nuestro local y después de una deliberación acordamos lo siguiente: “Respecto a las declaraciones realizadas ante un medio televisivo del ex ministro de Economía, Alfredo Thorne, referente a la actuación de la esposa del ex presidente Ollanta Humala, la mal llamada primera dama, sobre la injerencia en los asuntos del sector economía y en menos de 24 horas vino el desmentido presidencial por Pedro Pablo Kuczynski (PPK)”, por lo que decidimos comunicar por las redes sociales nuestra inconformodidad con esta actuación del primer mandatario y nuestro apoyo al señor ministro.

No se debe coartar la libertad de expresión de un funcionario de tal nivel, porque lo pone en situación de mentiroso y las finanzas nacionales que se encuentran en un estado delicado por la situación en que ha dejado al país el Gobierno anterior. Reconocemos la capacidad intelectual del ex ministro, A. Thorne, y sobre todo su personalidad de ser directo y hasta conformacional, hay que cuidar sus intervenciones, señor presidente de la república, no ponga en aprietos a su traductor Fernando Zavala, que ya tiene bastastes problemas con las finanzas del Estado. Recordando “que en boca del mentiroso lo cierto se hace dudoso”, la economía se genera y crece con base en la confianza de los administrados en sus autoridades. 

Asimismo, rechazamos las expresiones de la congresista Mercedes Araoz, quien parecía una rabona, quiso darle la razón al presidente dando declaraciones inapropiadas sobre el caso que nos ha ocupado. No sabemos qué expresiones más podemos esperar del presidente Kuczynski, que no sea una broma más lo de la invitación que le hizo al ex ministro de Economía supuestamente ofendido, como la broma al Cardenal Cipriani. Hay muchos problemas nacionales como la desaceleración de la economía y la reforma tributaria, el pueblo espera más acciones sobre este tema.

Señor presidente PPK, a usted el pueblo lo eligió para gobernar el país y no para hacer chistes desaforados o faltos de empatía, ni mucho menos sus bailecitos desabridos. Esperamos que la lideresa de Fuerza Popular (Keyko Fujimori) ahora que ha solicitado una reunión bipartita entre el Ejecutivo y el Legislativo y que se llevará a cabo en Palacio de Gobierno se arriben a situaciones concretas por el bienestar de la nación, ya que hasta el momento llevamos un año paralizada la producción y se han perdido miles de puestos de trabajo. La economía de nuestra nación está cada día más perdida con los desastres naturales y la corrupción imperante con la intervención de las empresas corruptas de Brasil, que han inundado gran parte de las naciones americanas y hasta africanas.

 

¿Qué debería ser prioridad para los países de la región?

Los problemas que se deben priorizar en todas las naciones americanas son: la inseguridad, la educación, la salud y la infraestructura. Debe propenderse a utilizar bien los recursos fiscales en seguridad y educación principalmente, y ambos no significan gasto sino debe considerarse como inversión, como dicen los organismos internacionales y los grandes economistas. Esta inversión se revierte de inmediato en el bienestar general. Deben recordar que una nación más segura y con mejor educación reduce los índices de criminalidad, genera puestos de trabajos y propende al desarrollo nacional, mejorando de esa manera el PIB.

Nuestros gobernantes deben priorizar el gasto público, que debe ser bien controlado por los respectivos organismos de control, como la Contraloría General de la República o como se denominen en sus naciones. Y, debemos recordar que la corrupción es el peor de los cánceres de las naciones en desarrollo, porque la carga recae en la gente de menores ingresos, que es la más perjudicada. Cualquier ciudadano al conocer sobre un acto ilícito de inmediato debe denunciar ante las autoridades competentes, y sólo así seremos grandes. 

En las naciones con altos índices de inseguridad y corrupción no hay inversión nacional ni extranjera, y se frena el desarrollo.