Guardia Civil y Policía Nacional refuerzan fronteras, estaciones y aeropuertos

Policia-Naciona en Barcelona.jpg

Miércoles 11 de octubre de 2017. Fuente: lavanguardia.com

Barcelona, España.- El aeropuerto de Reus, el de Girona y desde hace varios días el de El Prat de Barcelona están siendo vigilados en las últimas horas por la Policía Nacional y la Guardia Civil. Los dos cuerpos han desplazado también efectivos a estaciones de tren y autobuses, en las denominadas infraestructuras críticas como centrales nucleares y estaciones de luz, y han reforzado la presencia en las fronteras. Un dispositivo sin precedentes que empezó el pasado día 2, pero que durante el día de hoy se ha reforzado visiblemente.

En el aeropuerto de El Prat, por ejemplo, hace una semana que hay guardias civiles patrullando en los vestíbulos, en los que habitualmente están los mossos. Hoy ese dispositivo se ha reforzado a los aeropuertos de Reus y Girona, donde se han desplazado subgrupos de la Unidad de Intervención Policial, los antidisturbios de la Policía Nacional. Esa presencia uniformada es visible y numerosa en los andenes de la estación de Sants. También se ha incrementado la vigilancia de las cuatro subdelegaciones del Gobierno en Catalunya, no sólo la de Barcelona, también la de Girona, Lleida y Tarragona.

El dispositivo ha sido diseñado sin contar con el que ya tienen los Mossos titulares de la competencia del orden público y la seguridad ciudadana en Catalunya

Se trata, indican fuentes del ministerio del Interior de “mantener” el dispositivo de seguridad ante la ofensiva separatista del gobierno catalán. El refuerzo en el día de hoy obedece a la voluntad de “garantizar” el normal funcionamiento de suministros básicos y comunicaciones. El dispositivo ha sido diseñado sin contar con el que ya tienen los Mossos d’Esquadra, titulares de la competencia del orden público y la seguridad ciudadana en Catalunya.

Actualmente permanecen en Catalunya cerca de 5000 agentes de la Guardia Civil y policías nacionales que llegaron, escalonadamente, para tratar de evitar la celebración del referéndum del pasado 1 de octubre. La mayoría siguen hospedados en alguno de los tres barcos alquilados por el ministerio del Interior y atracados en los puertos de Barcelona y Tarragona. Otros tantos están en instalaciones militares y un buen número en hoteles de provincias limítrofes, a poco más de una hora de Tarragona, Lleida o Girona.