Rechaza Congreso Nacional Ciudadano la aprobación de la Ley de Seguridad Interior

milicamexico.jpg

Jueves 7 de diciembre de 2017. Fuente: mimorelia.com

Morelia, Michoacán, México.- El Congreso Nacional Ciudadano, organización civil que aglutina a dos millones de miembros en todo el país, rechazó la potencial aprobación de la ley de Seguridad Interior, que se discute en el Senado de la República y que de acuerdo a la ONG, daría carta libre al Ejército Mexicano a intervenir en todo tipo de asunto civil en aras de preservar “la seguridad nacional”.

En rueda de prensa, los integrantes del Congreso Nacional, en voz de su coordinadora en Michoacán, Lourdes Galeazzi Tornel, enfatizaron que la aprobación de dicha ley, que es impulsada por el PRI y el Partido Verde, permitirá “normalizar la intervención del Ejército mexicano en labores policiales, contribuiría a perpetuar la situación de violencia que se busca revertir”, y argumentan que son los gobiernos estatales quienes tienen la obligación de formar corporaciones policiales eficaces para no recurrir a las Fuerzas Armadas.

Galeazzi Tornel indicó que la presencia del Ejército en tareas de seguridad pública, desde que Felipe Calderón puso en marcha su guerra contra el crimen organizado, disparó las violaciones y afectaciones a los derechos humanos “como consecuencia del despliegue de militares en las calles y el uso sostenido de la fuerza pública en la lucha contra la delincuencia organizada en el país (…) así como la impunidad que prevalece en la mayoría de estos casos”.

Ante esta situación, urgieron al Senado de la República a rechazar “una ley que levanta serias y fundadas preocupaciones y a hacer valer a nivel interno el compromiso con los derechos humanos que México defiende férreamente ante la comunidad internacional”.

De acuerdo con el colectivo, la Ley de Seguridad Interior contraviene todas las garantías individuales, y se coloca como una legislación a modo del presidente de la república, a modo del PRI, a modo de diferentes diputados, funcionarios y servidores que pretenden militarizar el país.

La vocera del colectivo enfatizó que a partir de la aprobación de la referida Ley en San Lázaro, tanto la ONU, Amnistía Internacional, el Parlamento Europeo, y varias organizaciones civiles han levantado la voz y han mostrado su inconformidad ante el “patente de corso” que se otorga a las fuerzas armadas para hacer labores de seguridad y de inteligencia, supliendo en los hechos a las autoridades civiles.

“No queremos otro México 68, otro Ayotzinapa, Tanhuato, Tlatlaya, no queremos eso; el Ejército debe regresar a sus cuarteles; se debe observar la legislación que tiene que ver con la seguridad interior contemplada en la ley orgánica”, enfatizó Galeazzi Tornel.

Alertó que la Ley de Seguridad Interior viola los artículos 21, 29, 89 y 129 de la Constitución Política; viola los principios constitucionales, las cuales se basan en los tratados internacionales. Asimismo, destacó que adolece esta ley de controles que viten las violaciones a los derechos humanos; las fuerzas federales, podrán intervenir en todo tipo de manifestación aun siendo pacífica “No existe una adecuada regulación de la fuerza, le dejan todo a discreción del presidente”, indicó.