Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULOS DESTACADOS
Imagen INVERTIR EN  EL GÉNERO FEMENINO

INVERTIR EN EL GÉNERO FEMENINO

Jueves 10 de Octubre del 2019
Omar Ballesteros

Tradicionalmente el negocio de la seguridad esta orientado y visto bajo el concepto de la fuerza, es decir, cuando pensamos en seguridad, pensamos en hombres, grandes, fuertes, altos, imponentes, etcétera, por lo que el género femenino es rezagado y considerado como un sexo débil, tradicionalmente hablando.

Los clientes cuando piden cotizaciones, muchas veces no saben ni lo que quieren, por lo que piden lo que ven en la televisión, en la calle, etcétera. Un cliente cuando pide una cotización, por ejemplo de guardias intramuros, pide la cotización con base en los guardias: “¿Me puede cotizar dos elementos de seguridad?”, cuando lo que deben pensar es en el puesto, éste es el que da la orientación de la cantidad de guardias que se requerirán para una posición.

 

UN CAMBIO DE PERCEPCIÓN

De la misma manera piensan que cuando cotizamos personas o elementos de seguridad, tradicionalmente serán hombres, sin embargo, la mujer es tan fuerte como el hombre, no sólo físicamente, sino también en carácter, y todavía mas que el hombre, por su educación y constitución genética.

Este 2018 es un buen momento de pensar en las mujeres como activos para integrarse dentro de la empresa, puesto que tienen varias ventajas:

 

• Son más leales.

• Hay más de ellas que hombres, la tasa de nacimientos aumentó a ocho (por cada hombre hay ocho mujeres).

• Son más atentas.

• Aceptan las órdenes con menos prejuicio que el hombre.

• Son tan rudas como los hombres, sin importar su tamaño.

• Son más “luchonas”.

• Pueden analizar la información más rápido.

 

Los clientes censuran cuando consideramos mujeres dentro de la plantilla por lo antes mencionado, pues depende de nosotros y nuestra inteligencia como “vendemos” la idea de que la mujer es más eficiente que el hombre. En la mayoría de las funciones encaja perfectamente tanto un hombre como una mujer. Recuerda lo que comentamos al inicio, un cliente no sabe lo que quiere, sus quejas habituales al igual que su “yo creo que es mejor el hombre” debe ser cambiado por nosotros, cada quien conoce el cliente que tiene y debe tener la habilidad para vender la propuesta de la mujer, y en muchos casos, si no es que en la mayoría de los casos, deberás meter a las mujeres sin su aprobación.

A pesar de la que mujer tiene mayores ventajas, al igual que cualquier hombre, hará tonterías si es que se le enseña a hacerlas, y esto pasa porque los mandos o supervisores están enseñados a cometerlas. ¿A qué la llamamos “tontería”? Por ejemplo: “Dale por su lado al jefe”, “así son las cosas aquí”, “no te metas en problemas, sigue la corriente”, “’aguas’, ya te trae” (meter temor), etcétera.

El supervisor o gerente debe dar todo el apoyo para que el elemento de seguridad pueda realizar la función estricta sin temor al regaño o reclamo, no debemos desperdiciar a las mujeres ya que no saldrás de tus problemas laborales, recuerda que hay más de ellas en el mercado laboral que hombres.

A las mujeres les gusta aprender más de su trabajo que el hombre, por lo que el entrenamiento y capacitación tiene mayores resultados con ellas.

Hoy en día vale la pena promover a las mujeres a puestos de supervisión y mando, tanto el ejército como la policía las esta tomando en cuenta, nosotros también podemos.

 

¿CÓMO VENDER LA IDEA AL CLIENTE DE ACEPTAR A LAS MUJERES?

 

No necesitas vender nada, solamente imponer. Puedes pensar que no sé de qué hablo porque en tu región los clientes son de tal manera o de tal pensamiento, pero sí sé de qué hablo porque al final son mexicanos y culturalmente todos tenemos la misma base, todos nos quejamos, pero nada más eso, los clientes igual, se quejan, pero no pasa de ahí. Debes evitar que te hagan bullying con sus quejas, cuando te impongas cambiará la forma de pensar del cliente.

 

TU CONTRATO

Seguro que el contrato menciona elementos de seguridad, no género, usa eso. Si esto no te convence porque tienes prejuicios a tu forma de “vender”, olvídalo y sigue igual, sigue estresado porque el cliente “no te acepta” a las mujeres.

 

CUIDADO CON LA MUJER

• No debemos tratar de conquistarla.

• Debes tener por política no relaciones entre empleados.

• Respeto a ellas, nada de insinuaciones sexuales en tu empresa.

• Ellas deben reportar cualquier insinuación sexual del cliente y sus empleados.

• No deben dar pie a que se hagan “ideas locas” de su posición.

• Cuidar el trato entre mujeres, tienen más roces entre ellas que con hombres.

• No son el sexo débil, pero sí son susceptibles de gritos, obvio pueden llorar.

• Por si no lo sabían el peor enemigo de una mujer es otra mujer. El recelo entre ellas es más grande que entre los hombres.

 

Finalmente, las inversiones en el género de las mujeres pueden darte grandes beneficios, trátalas con respecto y te regresarán lo mismo con creces. 

HOY EN DÍA VALE LA PENA PROMOVER A LAS MUJERES A PUESTOS DE SUPERVISIÓN Y MANDO, TANTO EL EJÉRCITO COMO LA POLICÍA LAS ESTA TOMANDO EN CUENTA, NOSOTROS TAMBIÉN PODEMOS

Imagen
Imagen flir


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar