Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULO DESTACADO
Imagen La videovigilancia en  la seguridad y la procuración de justicia

La videovigilancia en la seguridad y la procuración de justicia

Jueves 10 de Enero del 2019
David Chong Chong

La creciente popVularización y proliferación del uso de los Sistemas de Videovigilancia en los ámbitos de la seguridad y la procuración de justicia, en un entorno de desconocimiento de la realidad de su funcionamiento, ha creado una percepción de falsas expectativas respecto a su utilidad. Por ello, es conveniente clarificar sus posibilidades reales de aplicación para evitar eventuales consecuencias de decepción, desencanto e insatisfacción por el uso e inversión en estas herramientas

 

La funcionalidad de los Sistemas de Videovigilancia (SVV) consiste en captar imágenes de un evento, en su sitio de ocurrencia para proyectarlas en otro sitio donde se desempeña alguna forma de funciones de monitoreo a fin de tomar decisiones, generalmente por un elemento humano, que en ocasiones dispone de alguna clase de apoyo tecnológico, como los sistemas analíticos. Adicionalmente se pueden incluir facilidades para la conservación de las imágenes como registros de video.

Estas imágenes a su vez consisten en Reproducciones Imprecisas de una Supuesta Realidad (RISP), ya que se captan con un cierto grado de resolución, muy inferior a la capacidad estimada de la vista humana (equivalente a alrededor de 476 megapixeles) y se proyectan con otro grado de resolución, usualmente inferior tanto por las características del medio de proyección como de la forma, típicamente como un “mosaico” de múltiples imágenes simultáneas. Asimismo, por la posibilidad de interrupciones, interferencias, perturbaciones, deficiencias, fallas o incluso sustituciones del contenido captado, que difícilmente podrían ser detectadas en la central de monitoreo.

En conclusión, los SVV son un recurso que ayuda a hacer el trabajo, pero no hacen el trabajo, el que lo realiza un binomio hombre-máquina, con el primero como el elemento consciente, responsable en última instancia del discernimiento y decisión, ya que, a pesar de que ambos tienen capacidades y limitaciones, sólo el factor humano es capaz de hacer frente a situaciones imprevistas.

 

SERVICIOS DE SEGURIDAD

 

En el ámbito de la seguridad los SVV se han presentado como una especie de “solución mágica” a los problemas en este campo, creando la falsa expectativa de que “entre más cámaras mejor seguridad”, por lo que la efectividad de la seguridad estaría determinada por el número de cámaras desplegadas. La realidad es muy diferente y parte de la perspectiva de lo que se puede considerar como el “proceso de operación” en seguridad, el cual comprende una cadena secuencial de actividades que se puede describir por el acrónimo CDAI, que corresponde a lo siguiente:

 

• Captación de las imágenes de hechos que ocurren.

• Detección de ciertas condiciones en los hechos ocurridos, que configuren una contingencia que requiere de alguna forma de atención o intervención.

• Alertamiento a los recursos pertinentes para la atención de la contingencia detectada.

• Intervención de los recursos pertinentes para atender y/o resolver la contingencia detectada.

 

De tal suerte que la efectividad global del proceso es la resultante del encadenamiento en serie de la efectividad individual de cada actividad, para lo cual se contemplan, de manera enunciativa, mas no limitativa:

 

• La cobertura de los medios de captación (número y ubicación de “observadores”, cámaras o testigos).

• El número de monitoristas, su perfil RDI (Retención, Detección, Identificación) y su capacidad para el reconocimiento de condiciones.

• El conocimiento de los recursos de atención y la disponibilidad de medios de comunicación hacia ellos.

• El estado de fuerza de los recursos de atención.

 

Por lo que se puede concluir que la efectividad de los servicios de seguridad no está determinada únicamente por la capacidad operativa de los SVV, ya que si bien éstos facilitan y agilizan la atención de contingencias, sólo participan, parcialmente, en la función de captación, en conjunto con otro tipo de medios como pueden ser el servicio telefónico de emergencias 9-1-1.

 

PROCURACIÓN DE JUSTICIA

 

El 22 de junio de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación estableció una jurisprudencia, que entró en vigor el 25 de junio del mismo año, al desechar un quinto amparo contra el uso de los registros de video del C5 de la Ciudad de México como evidencia de flagrancia en la comisión de delitos. Asimismo, se ha planteado la posibilidad de llamar a comparecer a los monitoristas de los SVV como testigos de los hechos.

Si bien, en principio, con estas medidas se tiene la mejor de las intenciones para fortalecer y mejorar los procesos de procuración de justicia, también se plantean algunas condiciones que pueden cuestionar y/o comprometer la viabilidad de dichos esfuerzos, entre los que se pueden destacar los siguientes:

 

• Por medio de los SVV es posible captar y registrar los hechos ocurridos en los que se configura la comisión de delitos, proporcionando información muy valiosa para detectar éstas y otras contingencias en general por el personal de monitoreo y con ello emitir los alertamientos pertinentes.

• La información proporcionada al monitorista para que efectúe las valoraciones correspondientes, en este caso las imágenes, son RISP como se ha descrito previamente, por lo que, en sentido estricto el monitorista no es un testigo presencial de los hechos, ya que no se encuentra presente físicamente en el lugar de los hechos, y por tanto no le consta ni puede corroborar que lo que observa en la proyección sea la realidad.

• Asimismo, RISP se le proyecta al monitorista, éste la observa como parte de un “mosaico” de múltiples imágenes simultáneas, en condiciones de una virtual “saturación de información”, a las cuales les dedica una atención dispersa, compartida y no exclusiva, de tal manera que su testimonio es menos confiable que la de algún analista con atención exclusiva y dedicada a las imágenes de un registro de video en particular.

 

En consecuencia, se puede considerar que el posible testimonio del monitorista no es confiable como evidencia plena de los hechos. Asimismo, que los registros del SVV se pueden utilizar directamente como indicios o evidencias auxiliares de los hechos, y eventualmente pudieran ser válidos como evidencia plena si y sólo si se puede asegurar que su contenido es fidedigno, para lo cual se requeriría de alguna forma de procedimiento y/o mecanismo de cadena de custodia, lo cual sería una responsabilidad del área de soporte técnico o equivalente y no del personal de monitoreo. 

ARTíCULO DESTACADO
Imagen ANALÍTICAS DISTRIBUIDAS,  HERRAMIENTAS PARA LA SEGURIDAD

ANALÍTICAS DISTRIBUIDAS, HERRAMIENTAS PARA LA SEGURIDAD

Martes 22 de Enero del 2019
Mónica Ramos / Staff Seguridad en América

Dentro de las actividades de Expo Seguridad México 2018, se llevó a cabo la conferencia ?Entre el borde y las nubes. Analíticas distribuidas, herramientas para la seguridad?, con la participación de Juan Carlos George, Humberto Paim de Macedo y Manuel Zamudio

Imagen osao
NOTICIAS
Imagen Sumará 11 mil cámaras el C5 con mil 195 mdp

Sumará 11 mil cámaras el C5 con mil 195 mdp

Jueves 17 de Enero del 2019
REFORMA.COM

El Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la CDMX (C5) duplicará este año las cámaras de vigilancia, además aumentará la capacidad de conectividad de 2 a 20 megas.

Imagen Expo-blindaje


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar