Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULO DESTACADO
Imagen Protección integral de  Centrales de Monitoreo

Protección integral de Centrales de Monitoreo

Jueves 14 de Marzo del 2019
David Chong Chong

La función de una central de monitoreo, en cualquier modalidad o combinación de modalidades, consiste básicamente en detectar el surgimiento de amenazas y riesgos contra la existencia o el funcionamiento de una organización, y cuando esto sucede alertar a los recursos de intervención más adecuados para enfrentarlos. Por ello se le atribuye una funcionalidad de misión crítica (non-stop facility) y requiere de medidas para su protección integral a fin de procurar su continuidad funcional con un nivel de disponibilidad (up time) de 99.999%1, ya que cualquier interrupción de servicio puede causar pérdidas, en especial de vidas

 

Las medidas de protección están determinadas por las fragilidades individuales y concomitantes insertas en el perfil CCO2 del objetivo a proteger. Para estos efectos se tiene que el objetivo a proteger, la central de monitoreo, consiste en alguna forma de instalación que opera como un nodo concentrador hacia el que confluyen uno o más de los sistemas de vigilancia de una organización, en la cual se ubica un equipo de operadores encargados de recopilar la información captada de hechos ocurridos en un entorno de vigilancia, a fin de valorarla y detectar el surgimiento de condiciones identificables como de amenaza o riesgo que ameriten emitir un alertamiento a ciertos recursos de intervención para enfrentarlos.

El modelado de las medidas de protección se proyecta en dos etapas, la primera enfocada a la cobertura de las fragilidades3 físicas y funcionales en las tres vertientes del perfil CCO de cada uno de los componentes en lo individual, y la segunda con un enfoque de integración de dichos componentes, a fin de articular la configuración y dinámica funcional proyectadas, y evitando que las medidas de protección establecidas para un componente en lo individual se conviertan en una fuente de agresión o perturbación para otra, como pudiera ser el caso de un blindaje ambiental, por decir una cubierta de mica, que degrade la capacidad de captación de una cámara de videovigilancia, un blindaje estructural que atenúe la potencia de transmisión de un medio de comunicación, la aplicación de una restricción, por ejemplo el aseguramiento de un acceso, que contravenga las regulaciones de protección civil, como la facilidad y/o rapidez de paso a través de una salida de emergencia, o la instalación de un mecanismo, por ejemplo una pieza de maquinaria, que perturbe la capacidad de detección de un sensor de alarmas, como sería el caso de un detector de vibraciones.

Para una central de monitoreo, los componentes genéricos son los siguientes:

Los Medios de Captación de los hechos que ocurren en el entorno de vigilancia.

• Los Medios de Comunicación a través de los cuales se transfiere la información de los medios de captación al nodo concentrador, y los alertamientos desde éste hacia los recursos de intervención.

• La Sede del Nodo Concentrador, que puede estar concentrada en una instalación o bien dispersa entre varias instalaciones.

• El Personal a cargo de la operación de los servicios de la central de monitoreo.

• La Plataforma de Equipos y Sistemas en que sustenta la operación de los servicios de la central de monitoreo.

• La Red de Servicios, por lo regular de suministro de energía y de logística en general para soportar la operación de los servicios de la central de monitoreo.

 

Para los cuales se desarrolla un proceso de identificación de su configuración, dinámica funcional y fragilidades, a fin de determinar las medidas de protección requeridas, tanto en lo individual como de manera concomitante. Un ejemplo de este proceso de modelado se muestra en el siguiente cuadro:

Asimismo se tiene que en la definición del modelo de protección integral, se deben considerar dos aspectos cruciales:

 

1.Las necesidades del “negocio” de la organización prevalecen sobre las restricciones de seguridad, por lo que se debe establecer un equilibrio entre ambas, a fin de brindar la protección adecuada sin demasiada interferencia y por supuesto sin interrumpir la continuidad del negocio de la organización.

 

2.El perfil CCO que se adopte no debe ser inmutable, sino que debe ser susceptible de evaluación y adecuación permanente, en virtud de la naturaleza heterogénea del ámbito de la seguridad, retroalimentándose y aprendiendo no sólo de los errores propios de la organización, sino de los ajenos, de otras organizaciones.

 

El alcance y amplitud de cobertura de las medidas de protección para una central de monitoreo en particular, dependerá del nivel de seguridad requerido. En el caso de instalaciones con muy alto nivel de seguridad, una práctica recomendada es la de aplicar una verificación enfocada a localizar posibles grietas en dichas medidas, a la manera de un “abogado del diablo”. Esto ante la inevitable situación de que siempre habrá grietas, de tal manera que se tiene la disyuntiva de localizarlas y cerrarlas antes de que alguien más las encuentre y se aproveche de ellas.

Finalmente, no se debe perder de vista el principio de que más ≠ mejor, esto es, que la mejor solución no necesariamente es lo más sofisticado, o lo más costoso, o lo más vistoso, sino lo más adecuado a las necesidades específicas de “negocio” de cada central de monitoreo en particular. 

Imagen hid USA
Imagen hid mexico


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar