Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULO DESTACADO
Imagen LA MEDIACIÓN EMPRESARIAL como método para evitar conflictos judiciales

LA MEDIACIÓN EMPRESARIAL como método para evitar conflictos judiciales

Miércoles 01 de Mayo del 2019
Juan Manuel Iglesias

Un proceso que se da en un ambiente de plena libertad

Retomando el tema del artículo del número anterior (edición 112), uno de los problemas que atraviesan las empresas de seguridad consiste en enfrentar la responsabilidad jurídica por los hechos disruptivos que se producen en los objetivos como consecuencia de actos delictivos. 

Esto no sólo hace que las agencias tengan que destinar grandes cantidades de capital para el pago de juicios e indemnizaciones, sino que el quiebre en las relaciones, producto de la judicialización de las demandas, da como resultado la interrupción del servicio de seguridad; sumando otro costo financiero para las empresas que deberán desafectar personal e indemnizarlos, establecer estrategias de re-ubicación de vigilantes, etc., sin olvidar el costo que genera la pérdida de un objetivo. 

Ante esta situación compleja, la mediación empresarial como método de resolución de conflictos nos ofrece una alternativa para evitar la judicialización de las demandas de nuestros clientes y resolver las situaciones problemáticas sin resentir la relación comercial. 

Podemos definir a la mediación como: “Un proceso colaborativo de comunicación, concebida como conducta humana, donde un tercero neutral ayuda a las partes a comprender las necesidades, los intereses y reconocimiento del otro para que estas puedan manejar el conflicto salvaguardando las relaciones y permitan prever necesidades futuras, logrando empoderamiento para arribar a soluciones mutuamente aceptadas”.

 

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS?

 

Existen varias ventajas de la mediación respecto de los procesos judiciales, tales como:

 

1. Su “flexibilidad”. Es decir que admite diferentes tipos de formalidades en función de la situación de las partes implicadas.

 

2. Su carácter “voluntario”. La mediación es un proceso que se da en un ambiente de plena libertad. “Las partes de una disputa entran en el proceso de mediación por propia decisión y determinan qué información revelan u ocultan, deciden si pueden llegar a un acuerdo o no y pueden retirase en cualquier momento” (Carulla, 2001). 

 

3. Su “rapidez” y su “bajo costo”. Dos temas que preocupan a las empresas de seguridad son la del costo y lentitud del proceso judicial. Se estima que una disputa lleva aproximadamente entre tres a cuatro años para resolverse en el proceso judicial, mientras que la mediación permite que la misma se resuelva en dos a tres meses. 

 

4.“Produce acuerdos creativos”. El mediador trabaja con las partes para generar todas las soluciones posibles, buscando arreglos creativos tanto para solucionar el problema planteado como para mejorar las relaciones entre las partes. Algo muy interesante que permite la mediación por su carácter libre, voluntario, flexible y creativo es lo que plantea Ury (2012: 132) sobre “agrandar el pastel” en la negociación. 

      “Aunque usted haya identificado las necesidades insatisfechas de su oponente, podría pensar que no puede satisfacerlas sin perjudicarse. No suponga equivocadamente que su parte en el negocio es un pastel inmodificable, que si el otro recibe más usted recibirá menos. Muchas veces es posible agrandar el pastel y satisfacer los intereses de su interlocutor sin costo alguno, e incluso con algún beneficio para usted”.

 

Esto es casi imposible en un proceso judicial, en el que el resultado es que una parte gane y la otra pierda indefectiblemente. La mediación se adapta a este tipo de objetivo siempre y cuando el mediador asista a las partes a buscar soluciones por fuera del “sistema” en el caso de que el sistema no las aporte y esté enviciado en un tipo de comunicación circular donde la solución es el problema. Este último beneficio también incluye la “activa participación de las partes”. 

 

ESPACIO DE LIBERTAD Y AUTONOMÍA

 

La creatividad, el desarrollo de búsqueda de soluciones, la activa participación de las partes permiten arribar a acuerdos que muchas veces son difíciles de lograr en otros ámbitos rígidos o “condicionados” como el judicial. Es por ello que el espacio de libertad es clave para el desarrollo de la autonomía de las partes y responsable ejercicio de su voluntad.

Ahora bien, solamente se logra construir un espacio de libertad y autonomía si la mediación es “confidencial”. El mediador tiene estricta obligación de guardar confidencialidad sobre la naturaleza del reclamo, las partes, todo lo conversado antes, durante y después del fin de la mediación.

Finalmente, podemos decir que las partes tienen plena autonomía y libertad porque el mediador es “imparcial”. Esto quiere decir que éste se rige por un código de ética escrito. No tienen interés personal o económico en el resultado de la disputa, más allá del cobro de sus honorarios. 

La mediación como método puede aplicarse además a la resolución de conflictos internos en nuestra empresa. En ese sentido puede prevenir futuros actos de sabotaje y otros disruptivos, que muchas veces son consecuencia de conflictos no tratados. Así también puede ser un valor agregado que las agencias de seguridad ofrezcan a sus clientes para negociar en situaciones de crisis evitando la escalada que muchas veces termina con la interrupción de las operaciones del negocio. Por ejemplo, en el caso de la logística una crisis como la toma de una fábrica o el impedimento de la salida de camiones de una planta por un conflicto gremial podría interrumpir la operatoria de la cadena de suministro e impactar en los costos de oportunidad no sólo de la compañía, sino también del resto de los eslabones de la ‘supply chain’ generando además de un problema de seguridad, una crisis general.

Por eso, es importante que las empresas puedan incorporar en los contratos no sólo la figura de “locación de servicios” como explicamos en el artículo anterior, sino también la cláusula compromisoria que ante cualquier desacuerdo, controversia o conflicto respecto de la interpretación o cumplimiento del contrato se establezca a la mediación como forma de resolución previa a un posible proceso judicial. 

Imagen hid USA
Imagen hid mexico


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar