Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULOS DESTACADOS
Imagen ALERTA DE SEGURIDAD en los adolescentes

ALERTA DE SEGURIDAD en los adolescentes

Viernes 17 de Mayo del 2019
José Luis Rojo y Arabi

Los jóvenes adolescentes pueden tener muchas razones para huir de su hogar, incluyendo sentir el rechazo y la falta de comprensión de sus padres y el deseo de revelarse en contra de los valores familiares

El abandono del hogar de adolescentes en los últimos meses se está volviendo una práctica cada vez más recurrente, esto implica dos situaciones que son alarmantes, la primera cuando el adolescente retorna a su hogar no se investigan las causas que lo motivaron, la segunda más preocupante consiste en que no se puede identificar con exactitud si el menor se fue de su casa por su propia voluntad o si fue secuestrado o privado de su libertad sin fines de pedir rescate por parte de delincuentes.

Este problema es muy serio, toda vez que se encuentra en riesgo la vida de una persona, que por su corta edad se puede considerar como indefensa o altamente vulnerable.

Cuando un adolescente se separa de su casa, parece ser por voluntad propia, pero hay muchos factores que intervienen y los empujan a tomar esta decisión, buscan una vía de escape alejándose de su hogar como una solución límite a sentir adverso y extremo.

La mayoría de los adolescentes abandonan su hogar furiosamente y regresan a casa por cuenta propia un rato después. Unos huyen de su casa desaparecen por unos cuantos días, otros hasta por semanas o meses, salvo cuando se refugian con amigos o parientes, el riesgo que corren los que sólo deambulan por las calles es muy alto, siendo vulnerables a múltiples factores de daño, como: desnutrición, enfermedades por situaciones climáticas, convivencia en medios insalubres; hasta poder llegar a caer en el consumo de drogas o prostituirse. Factores que detonan en nuestros adolescentes una inseguridad constante, basada en la toma de decisiones por hábitos destructivos.

 

HÁBITOS DESTRUCTIVOS

 

La Licenciada en Psicología y especialista en Estudios del Comportamiento Humano, Astrid Baltazar Montes, manifiesta lo que a lo largo de su experiencia y el estudio de este comportamiento determinó: “A lo largo de los años se ha observado cómo ha crecido el nivel de inseguridad en los adolescentes a través de hábitos destructivos, como son las redes sociales, la mala alimentación, el ocio y la poca comunicación entre padres e hijos, generando una brecha enorme para implantar valores y una guía para desarrollar sus capacidades y habilidades en ellos, hoy en día es común que los adolescentes ya no tengan sueños o planes a largo plazo, pero, ¿qué es lo que ha generado que estos hábitos lleven a la autodestrucción e inseguridad de nuestros adolescentes?”.

El escaso conocimiento de uno mismo. Hay que preguntarnos: ¿Para qué sirve el conocimiento de uno mismo y con esto contrarrestar la inseguridad en los adolescentes?

Sirve demasiado, hoy en día los adolescentes han perdido contacto con ellos mismos a través de estar bombardeados por estímulos externos que sacian momentáneamente un vacío interno. Es importante resaltar que este vacío lo tenemos todos los seres humanos, debido a que se genera en el momento del nacimiento, sin embargo, se preguntarán: ¿Por qué anteriormente no se percibía un mayor índice en depresión, secuestros, trata de blancas, drogadicción, trastornos mentales y una gran cantidad de conductas que hoy preocupan altamente a la sociedad, principalmente en los grupos de adolescentes, si este vacío ha existido siempre? Por una simple razón, la facilidad de encontrar todo tipo de información de manera muy rápida y sin tener que esforzarse para conseguirlo.

Anteriormente, las personas realizaban mayor esfuerzo en poder alcanzar un deseo y eso le generaba un constante movimiento, desde la parte física (movimiento en el cuerpo) y hasta la parte interna (conexiones sinápticas), a lo que me refiero con esto es que el movimiento físico e interno era distinto al de hoy, se percibe, anteriormente, si querías buscar una información sobre cualquier tema, tenían que realizar el esfuerzo de trasladarte a una biblioteca y buscar en distintos libros la información requerida, al encontrar la información surgía un sentimiento de satisfacción que hoy en día es difícil percibirlo, satisfacción de lograrlo. 

La gratitud y la satisfacción se generan a través de percibir los distintos pasos que se tienen que recorrer para lograr un resultado final, en este caso es conseguir la información de un tema. Hoy es muy fácil teclear unas cuantas letras en Internet y encontrar lo que buscas, hablar con alguien que está a miles de kilómetros oprimiendo unos botones, trasladarnos a un lugar con la ayuda de un carro, consumir comida rápida para ya no prepararla por uno mismo, obtener aprobación y admiración por medio de las redes sociales. Sin embargo, nos estamos olvidando de algo muy importante, el encuentro consigo mismo, saber: ¿Cuáles son mis miedos?, ¿cuáles son mis cualidades?, ¿cuáles son mis puntos de oportunidad?, ¿quién soy?, ¿qué me gusta?, ¿qué no me gusta?, pero, ¿cómo vamos a lograr conocerlos si todo lo que buscan lo obtienen de una manera rápida y simple, sin encontrar esa profundidad de cada cosa?

Anteriormente, los adolescentes se descubrían por esos retos que se les presentaban en su vida, hoy en día todo es basado en lo externo y eso ha llevado a generar grandes depresiones y a su vez un deseo de saciar ese vacío por estímulos destructivos, que afectan en la seguridad de nuestros adolescentes. 

¿Cuántos adolecentes buscan las redes sociales para sentirse aceptados por personas desconocidas?, ¿cuántos adolecentes están buscando amor por carecerlo de sus padres llevándolos a relacionarse con personas que los destruyen? A través de las drogas, pornografía, alcohol, enfermedades de trasmisión sexual, trata de blancas, el bullying, series de televisión, en los que los héroes son los delincuentes, aunado a esto los trastornos de alimentación por la costumbre de comida chatarra y de pocas fuentes de calidad alimenticia, así como otros factores. 

¿Nos hemos preguntado a cuánta inseguridad están expuestos nuestros adolescentes hoy en día? Seguro que no, si el menor o el adolescente no aparece, damos por hecho que se fue de la casa y hay que esperar a que algo pase para que regrese, pero no consideramos si algo le pasó, si está secuestrado o fue privado de su libertad con fines delictivos, realmente es fácil saber qué pudo haber pasado, pero se requiere de personal experimentado en el entendimiento de las conductas, que sea ético y que tenga bases sólidas para determinar el grado de riesgo en el que se encuentra. 

Es momento de poner un alto, es momento de trabajar en ello a través de programas de educación para reforzar un mejor auto concepto, mencionando los riesgos a los que se enfrentarán al salir a la sociedad. Sin dejar de lado la participación de los padres, ya que a través de ellos se va generado un auto concepto escindido, es decir una falsa percepción de la realidad.

Los padres con frecuencia responden a las amenazas de abandono del hogar con enojo o comentando cosas como: “Bueno, te ayudaré a empacar”. Normalmente es mejor mostrar preocupación sin ponerse histérico o ceder a demandas irrazonables, dicen los expertos.

Los jóvenes a principios de la adolescencia comúnmente dicen: “Mis padres no saben quien soy”. Pase tiempo con sus hijos y haga un intento por conocerlos, esté alerta a las señales de que su adolescente está bajo tensión, lo cual puede precipitar una huida.

 

ACTUAR PARA PREVENIR

 

Con base en lo determinado por la Lic. Psic. Astrid Baltazar, es necesario tomar ciertas acciones: busque señales de insomnio, abuso de drogas o de alcohol, engaños y mentiras, hurtos sin importar el tamaño, irritabilidad, riñas con los amigos y salidas de la casa sin anunciarlo. Busque ayuda profesional si siente que no tiene la capacidad de manejar solo estos problemas.

Los jóvenes adolescentes pueden tener muchas razones para huir de su hogar, incluyendo sentir el rechazo y la falta de comprensión de sus padres y el deseo de revelarse en contra de los valores familiares.

No es extraordinario que los adolescentes abandonen el hogar sin decir a sus padres a dónde van, si éste es un incidente aislado y si el adolescente regresa a casa el mismo día o va a casa de un amigo, vecino o pariente, los padres no deben preocuparse mucho, inclusive hoy en día con el famoso juego de los “retos” puede generar confusión en los padres.

Como se puede apreciar el problema es mucho más complejo toda vez que no sabemos si está respondiendo el adolescente a un “reto”, a una salida de su hogar por sentirse desprotegido o es víctima de un secuestro, por lo mismo hay que valorar los niveles de riesgo en forma oportuna y precisa, no concretarse a reportarlo a “Alerta Amber” y esperanzarse a que por casualidad alguien lo identifique y notifique a la familia, a la vez el reportarlo a la policía a sabiendas que no se va a hacer nada, por lo que puede ser un poco más eficiente el publicarlo en las redes sociales, pero definitivamente la intervención de un especialista en identificación de conductas y análisis de hechos siempre será mejor.

Dentro de la evaluación de riesgo que se debe analizar en estos casos, se encuentra el estudio de comportamiento del adolescente, información que sólo los padres y allegados al adolescente pueden proporcionar, el estudio de la personalidad del mismo y la expertise del asesor, con esto las posibilidades son mayores cuando se trata de un abandono del hogar en forma voluntaria, pero a la vez puede identificar el especialista si se trata de un posible secuestro, una privación ilegal de la libertad, una detención arbitraria por parte de una autoridad o cualquier otro factor que intervino.

Estamos muy acostumbrados a buscar resolver los problemas patrimoniales y le damos poca importancia al salvaguardo de la integridad de las personas. Para proteger personas se cuenta con personal de guardaespaldas, pero se descuida la confiabilidad de personal de servicio interno dentro de los hogares, es necesario crear programas de salvaguardo que incluyan la confiabilidad del personal interno de los hogares, pero a la vez del análisis del cambio de comportamiento de menores y adolescentes para poder salvaguardarlos eficientemente.

La seguridad privada tiene múltiples actividades enfocadas a la protección de valores y patrimonio, pero olvidado el valor más preciado que puede tener una familia, que son los hijos. 

Es muy necesario que no nada más se ofrezcan servicios buscando la rentabilidad, también necesitamos prestar servicios en beneficio de una sociedad y de la familia de nuestros propios clientes, a los que podamos ayudar sin que medie el interés económico, esto es un gran reto para el profesionalismo de cada empresario y especialista en seguridad, principalmente en la privada.  

SEGURIDAD PúBLICA
Imagen Caen preventivos por proteger robos

Caen preventivos por proteger robos

Viernes 14 de Junio del 2019
Reforma

Durante un operativo para abatir el robo de vehículos y autopartes en la Ciudad de México, dos policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana fueron arrestados como sospechosos de proteger las acciones ilícitas a cambio de dinero.

Imagen hid USA
SEGURIDAD PúBLICA
Imagen Inician patrullajes

Inician patrullajes

Viernes 14 de Junio del 2019
Reforma

Elementos de la Secretaría de Marina iniciaron ayer los patrullajes en las calles de Ciudad Hidalgo, Chiapas, y en las inmediaciones del Puente Internacional "Rodolfo Robles", en la frontera entre México y Guatemala.

Imagen hid mexico


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar