Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULOS DESTACADOS
Imagen SANTOS CRIMINALES, una nueva forma de protección  para delinquir

SANTOS CRIMINALES, una nueva forma de "protección" para delinquir

Jueves 11 de Julio del 2019
Juan Manuel Iglesias

Para entender su función, hay que tener en cuenta que sus seguidores no son actores antisociales que rompen con el orden social existente, sino más bien son actores que se mueven en dos planos morales contradictorios

Los profesionales de seguridad nos encontramos hoy con un tipo de accionar delictivo violento, que se expresa en conductas que carecen de cualquier tipo de compasión por sus víctimas sin medir las consecuencias que muchas veces implican la pérdida de vidas inocentes. 

Esta forma de conducta configura un riesgo especial que debemos estudiar. Pero como veremos a continuación, este accionar criminal no sólo está determinado por el etiquetamiento de lo que la sociedad considera como desviación, sino también por factores criminógenos específicos que se entienden desde la experiencia de lo sagrado, y me refiero específicamente, a la aparición de canonizaciones del mundo del delito que elevan al estatus de santos a delincuentes como es el caso que trataré en este artículo, el de “El Frente Vital”, “el santo de los pibes chorros”1

Observamos que aparecen devociones como la de Víctor Manuel “El Frente” Vital, un “pibe chorro” con cuatro años de práctica delictiva, de la Villa2 San Francisco, de San Fernando en la Provincia de Buenos Aires, Argentina, y que fue abatido por la policía el sábado 6 de febrero de 1999 luego de una violenta persecución. 

Siguiendo el análisis de Míguez (2008), la tumba de “El Frente” es el lugar de culto, pero lo que más impacta son los objetos rituales que se utilizan a modo de ofrenda. Además de ositos de peluche, flores, velas, aparecen elementos del estilo de vida del transgresor como esqueletos de revólveres, revólveres de plástico, envases de pastillas de Rohipnol, colillas de cigarrillo de marihuana, botellas de cerveza, etc. En el culto no faltan los agradecimientos por una cura milagrosa de una herida de bala, también se le solicita protección de la acción policial o le vienen a pedir que salga bien el próximo hecho (delictivo por cierto): “mucha plata y sin víctimas”. 

La devoción de “El Frente” incluye de esta manera la posibilidad de transformar en ofrendas sagradas objetos centrales de la subcultura de los delincuentes juveniles. Los revólveres utilizados en asaltos, las pastillas y sustancias que son parte de consumos prohibidos pueden ser legitimados al transformarse en un medio de comunicación con lo sagrado. La actividad que define su pertenencia subcultural, el robo, se transforma también en algo que puede ser presentado y aceptado por las fuerzas sagradas (Míguez, 2008: 114).

 

¿CUÁL ES SU FUNCIÓN?

 

Para entender la función de los santos del delito, hay que tener en cuenta que sus seguidores no son actores antisociales que rompen con el orden social existente, sino más bien son actores que se mueven en dos planos morales contradictorios. Por un lado, asumen los valores de la moral dominante de no robar dentro de su grupo y se comportan conforme a ello, pero por otro también necesitan incorporar valores que legitimen su accionar delictivo hacia afuera del grupo. 

Tenemos el caso que describe Míguez (2008:112) del robo a un camión lácteo y su reparto entre los humildes3. Así lo describe una de las vecinas del barrio: “Lo vaciaron y cargaron todo en los carritos de los que usan para levantar cartones los cirujas del barrio, de allí a los pasillos. 'Nunca se comió tanto yogur, tanta leche cultivada, tanto queso, fue un fin de semana hermoso y además para cada uno que estaba adentro, él mismo se encargó de que les mandaran el bagayo' (contrabando que se hace en pequeña escala, especialmente el de productos de primera necesidad). Esas hormas se comieron en Olmos, en la Nueva, y hasta en Sierra Chica”.

¿Cómo pueden articular estas dos conductas paradójicas? (Ya que por un lado se comete un daño y por el otro un bien a través de dos acciones entrelazadas). Para entender cómo el delincuente resuelve la paradoja debemos plantear a la conducta criminal en dos niveles distintos con dos sistemas morales distintos y contradictorios. 

El primer nivel es el de las relaciones endogámicas de los delincuentes, es decir hacia el interior de su comunidad (la villa), donde el código moral que se aplica es el de la moral dominante para la cual el robo es considerado una desviación. Pero en un segundo nivel están las relaciones exogámicas de los delincuentes con el resto de la sociedad, como por ejemplo la empresa láctea dueña del camión para los que se aplica una moral distinta, en este caso transgresora que valida el robo y la violencia. 

La devoción a un santo delincuente permite, al elevar elementos de la cultura del delito al ámbito de lo sagrado, conectar estos dos niveles superando las conductas paradójicas y dotando a la moral delictiva de sentido y legitimidad sumando a esto la protección de una “deidad” ante posibles amenazas o peligro de muerte. 

Tanto la seguridad privada como la pública, además de las Ciencias Criminológicas no pueden desconocer estos factores criminógenos que demandan un abordaje desde la fenomenología de la religión. 

Hoy es fundamental confeccionar un análisis de riesgo que permita elaborar un plan de prevención incrementando la presencia del Estado y de las instituciones civiles para que ocupen los roles que hoy detentan estos “santos criminales”. 

NOTICIA
Imagen Abate pasaje a asaltante

Abate pasaje a asaltante

Viernes 18 de Octubre del 2019
Reforma

Un presunto asaltante fue abatido y su cómplice resultó lesionado cuando pasajeros de un camión se opusieron a un robo y los enfrentaron ayer sobre Avenida Tlalnepantla Tenayuca, a la altura de la Colonia Valle Ceylán Oriente, en Tlalnepantla.

Imagen hid USA
NOTICIA
Imagen Cuestionan táctica para marchas de G. Harfuch

Cuestionan táctica para marchas de G. Harfuch

Viernes 18 de Octubre del 2019
Reforma

Diputados locales cuestionaron al Secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, sobre su estrategia para contener marchas violentas, en específico, por los cinturones de paz que prometió implementar el Gobierno de la Ciudad

Imagen Flir


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar