Calendario de EventosBiblioteca de RevistasBiblioteca de NewsletterBiblioteca de InfografíasGalería FotográficaVideoentrevistasColaboradoresEstadísticas

Inscríbase a la RevistaPolíticas de PrivacidadLa guía del ColaboradorContactoAnúnciate aquí






OK
ARTíCULOS DESTACADOS
Imagen IDENTIFICA EL DRAMA EN EL PERSONAL DE SEGURIDAD

IDENTIFICA EL DRAMA EN EL PERSONAL DE SEGURIDAD

Lunes 01 de Agosto del 2022
Mónica Rodríguez

¿Cuántas veces has escuchado excusas como éstas? “No puedo” , “es muy difícil”, “no me deja mi jefe”, “no se permite”, “mi familia no me deja”, “estoy de mal humor”, “me duele el cuerpo, “la gente me hace”, “me engañaron”, “yo no sabía”, “la vida es injusta”, “tengo síntomas”. O comentarios como éstos: “Soy un estúpido, porque me equivoqué”, “no debí haber hecho esto, qué menso”, “eso no es mi culpa”, “la regaste tú con lo que hiciste”, “lo que has hecho es una estupidez”, “ese equipo de ‘X’ no funciona”. O frases de este estilo: “Yo salvé la situación, porque nadie sabe hacerlo”, “no te preocupes, yo puedo hacer el trabajo por ti en lo que aprendes”, “si yo no lo hago nadie lo hace”, “tengo que hacerlo yo”, “yo tengo la razón”.
    Si identificas que existen frases como las expuestas arriba continuamente, quiere decir que tu equipo reacciona desde el miedo encontrándose en el “Triángulo del drama” como lo describe el psiquiatra Stephen Karpman.
    Tener un liderazgo en un equipo toma mucha energía y consciencia. Lo cierto es que hay personas que nacen con un talento nato de liderazgo, sin embargo, muchas veces no saben identificar que es, con exactitud, lo que hacen para lograrlo.
    Nos enfocaremos en la forma de conversar: poner estricta atención en las palabras que se utilizan y dirigirlas hacia la presencia de un rol y objetivo de la conversación puede llevar al equipo a su empoderamiento. Por lo contrario, ignorar la forma de conversar en el equipo puede estar estancándolo sin conocer la causa.

TRIÁNGULO DRAMÁTICO

Karpman describe tres diferentes roles en este “Triángulo dramático”, donde:

1) El que busca la solución funge como “héroe o salvador” buscando remedio o alivio genuina, pero sólo temporalmente. Por ejemplo, es el guardia que busca ayudar y se ofrece a cubrir turnos a costa de su familia y su descanso personal. “Salva el día”, sin embargo no enseña a nadie a salvarse a sí mismo. “Da el pescado sin enseñar a pescar”. Su rol es hacer cosas para que el problema inmediato desaparezca sin enfrentar ni resolver el problema de raíz. Su bienestar está en hacer sentir bien a los demás así como sentirse útil.
    Desafortunadamente, muchas veces intervienen antes de ser solicitada su ayuda, sin tener tiempo, competencia y/o energía para ayudar. Como ejemplo es el personal que posiblemente se le ocurren formas de arreglar una máquina sin estar capacitado y hay veces que el resultado no sale tan bien.

2) El que habla con crítica constante, buscando culpables es el “villano o perseguidor” quien llena de culpa el ambiente . Siempre señala el error y el culpable. No acepta la vulnerabilidad como punto de partida para la innovación y el crecimiento, ve la vulnerabilidad como debilidad y se avergüenza de ella criticando a toda persona que le parezca débil incluyéndose a sí mismo.

3) La persona que expresa queja constante es denominada “víctima o damnificada”, la cual reclama atención constante en su entorno y genera un gran apego. Por ejemplo, el que siempre cree que nadie lo quiere, que lo atacan o conspiran contra él y no sabe por qué.

    Estos roles en una relación son dinámicos y cambiantes. Es un juego donde todos participan con todos los roles, por ejemplo: la víctima puede cambiar a villano y el héroe a damnificado.
    Se genera un espiral negativo donde la víctima se sentirá más perjudicada, el salvador confirma que aunque ayuda, nadie le quiere y todo está mal, y el perseguidor se da cuenta que por más que interviene y apunta lo que está mal, las cosas no mejoran, ya que las relaciones se basan en manipulación, chantaje y soborno.
    El lenguaje tiene una gran importancia en nuestras vidas. Somos seres lingüísticos y utilizamos el lenguaje para crear vínculo, y generar desarrollo. Es por eso que hay que tomar consciencia de cómo hemos aprendido a comunicarnos y cuestionar la manera en que lo hemos hecho hasta ahora. Saber que la tendencia humana opta por obtener vínculo sí o sí. Tomando la preferencia por una relación con malos hábitos de comunicación que lastiman por encima a no tener vínculo o relación alguna.
    Es por esa razón que debemos reflexionar sobre nuestros hábitos conversacionales. Posiblemente lo que aprendimos en el pasado fue útil en su momento, pero nuestras formas y nuestro vocabulario ya no son útiles para mejorar.
    En un proceso de coaching con líderes o con un equipo, el coach se dedica, como primera fase, a generar conciencia de las formas de conversar dramáticas. Como segunda fase es cambiar el sentido de las necesidades y la dirección de las conversaciones hacia un propósito y una presencia de rol diferente. Enfocándose en buscar conexión, la confianza y las motivaciones profundas que se comparten en el equipo.
    Como tercera fase es acompañar en el proceso de cambio, el cual es una “constante” en nuestras vidas. Es un proceso donde se da consciente o inconsciente. La consciencia es un recurso de nuestro potencial humano y con ello poder elegir y redirigir nuestras acciones hacia donde queremos llegar. Poniendo estricta atención en las emociones, los valores, entendimiento reflexivo, la creatividad e interdependencia positiva para la construcción de un nuevo futuro con nuevas formas de conversar donde:

•    Las víctimas se mueven a ser creadores. Toman el poder de elegir, responder y enfocarse en resultados.

•    Los villanos se convierten en retadores proporcionando una ayuda y motivación para enfrentar y lidiar con situaciones que traen aprendizaje, crecimiento y acción en el grupo.

•    Los héroes salen del rol de entrar en las vidas ajenas asumiendo un papel más respetuoso de las capacidades de resolver de los otros; ofreciendo ayuda siempre considerando si tiene el tiempo, las ganas y la capacidad de ayudar al otro, convirtiéndose en entrenadores.

•    En el siguiente cuatro notarás la diferencia de propósito en las conversaciones encontrando en la primera columna el drama y en la segunda el empoderamiento:

    Cuando los equipos se enfocan en tener dinámicas de empoderamiento a través de la mejora de sus conversaciones se convierten en equipo congruente con sus objetivos, creativos, se genera compromiso y mayor productividad.
    “Existen causas que producen todas las confusiones: no pensar lo que deseamos, no decir lo que pensamos, no hacer lo que decimos y no desear lo que está en nuestro potencial”

Imagen
ARTíCULOS DESTACADOS
Imagen LA SEGURIDAD ES LA VÍCTIMA

LA SEGURIDAD ES LA VÍCTIMA

Domingo 26 de Junio del 2022
Mónica Rodríguez

Los cambios pueden considerarse como causas o razones de la distracción, agresión e inseguridad que vivimos. Convierten a la seguridad en víctima de la modernidad

Imagen trackingsystems


Logotipo Seguridad en america
VideovigilanciaControl De
acceso
Transporte
seguro
Contra
incendios
Ciberseguridad
y Ti
Seguridad
privada
Administración
de La Seguridad
Protección
ejecutiva
Seguridad
pública
El Profesional
opina
Especial
del Bimestre
Novedades
de La Industria





Cerrar